DESDE LOS SOFÁS DE PIEL DEL AL ANDALUS

in 20s/DECORACIÓN VINTAGE by

SOFÁS VINTAGE EN EL AL ANDALUS7McAllister estaba contento de vivir aquella experiencia, había cogido un tren que le iba a llevar a otro mundo, era un tren vintage, todo un lujo, para realizar un trayecto histórico. Un tren de lujo de aquellos del pasado, con sus sofás de piel, sus lámparas antiguas, sus alfombras, vamos, como los de las películas.

En su cama de la suite superior del tren se sentía como un hombre nuevo, muchas cosas le habían sucedido desde las grandes revueltas, quería descansar, pero también deseaba seguir conociendo aquel lujo de tren, y se encaminó hacia los salones, en dónde le aguardaban un buen café, buena lectura, y probablemente algo de conversación.

McAllister estaba a bordo del histórico Al Ándalus, un tren en el que no valen las prisas. El principe renegado de Camelot se sabía lejos de la modernidad, y eso seduce sobremanera a los camelotienses, amantes como nadie de lo vintage. Olvidó todas sus preocupaciones y sin preocuparse tampoco  por cuanto le costaría el viaje, quedó presto a disfrutarlo.

El Al Ándalus recorre Andalucía y nos lleva desde la Alhambra a la Giralda. Se trata de vivir un estupendo viaje de seis días en tren como su fuéramos un auténtico príncipe, sentados en sus sofás de piel, leyendo nuestra novela del momento, mirando por la ventana mientras saboreamos un café o un té, y en un precioso tren vintage ¿Hay mejor forma de conocer Andalucía?

El tren recibe el nombre de Al Ándalus en memoria a aquella parte de la historia de España, que no por ser musulmana haya de olvidarse o no reconocerse. Como McAllister, si viajamos en el Al Andalus,  estamos retrocediendo a otra época, nos encontraremos, de repente, inmersos en la realidad de la belle epoque.

Un viaje en el Al Andalus no es barato, son unos 600 euros por noche y por persona, es decir, que en realidad son unos 3.000 euros el viaje completo. Pasamos por Sevilla, Cádiz, Ronda, Granada, Jerez, Linares, Úbeda y Baeza y Córdoba. Pero si eres, como los camelotienses, un amante de la estética vintage,  recordarás siempre este viaje.

Todo es vintage en el AlAndalus, pues el tren hace gala de la decoración más conseguida de principios del siglo XX. En este tren se da cita lo más artesanal: maderas nobles, moqueta, remates dorados, sofás de piel y tapizados con estampados florales, música de piano y jazz de los 20,s a cargo de Raquel Pelayo.

¿Que más decir? McAllister espera al camarero para que le sirva un champagne Veuve Pelletier & Fils, mientras el paisaje de Andalucía desfila despacio por  la ventanilla. Dicen que a lo largo del viaje se hacen amigos e incluso amores. ¿Lo probarás algún día?

Si quieres un post patrocinado en mis webs, un publireportaje, un banner o cualquier otra presencia publcitaria, puedes escribirme con tu propuesta a johnnyzuri@hotmail.com

Deja un comentario