Lutero en los orígenes de América

in HISTORIA by
Era una población de una enorme diversidad. Sobre todo por la correspondencia que intercambiaron los colonos que se embarcaron para América con sus amigos y familiares que habían quedado “del otro lado del charco”.

Fue enorme la diversidad social de las poblaciones que desde mil cuatrocientos noventa y dos llegaron a los territorios de ultramar de la monarquía hispana: desde esenciales letrados que representaban la alta cultura del Siglo de Oro hasta gentes escapadas de las prisiones o huyendo de una condena. Y todo género de aventureros que solo deseaban escapar de su pobreza en España. Habían escuchado sobre el oro americano y sobre las amazonas que poblaban estas tierras.

Ideas muy diferentes y contradictorias habían de ser una parte del equipaje de estas gentes. Era una población de una enorme diversidad. Sobre todo por la correspondencia que intercambiaron los colonos que se embarcaron para América con sus amigos y familiares que habían quedado “del otro lado del charco”.

Hoy sabemos que en esa masa humana que procuraba encontrar un buen sitio para seguir su vida, no era pequeño el contingente de judíos y de gentes del islam –todos expulsados de España–, y de “disidentes religiosos”. Carlos V trasladó a muchos de ellos a Nueva España. Él era, a su forma, un “luterano”, tocado por las ideas del humanismo de Erasmo de Róterdam. Simpatizaba con la idea de restablecer un virtuoso y sobrio cristianismo primitivo, que aparentemente habría existido anteriormente.

No obstante, pronto abandonó esas ideas, ya como emperador del sagrado Imperio romano germano y como rey de España, después de haber intentado de muchas formas un pacto con Lutero.

+ en: Lutero entre nosotros: los efectos de la reforma en nuestro continente

Si quieres un post patrocinado en mis webs, un publireportaje, un banner o cualquier otra presencia publcitaria, puedes escribirme con tu propuesta a johnnyzuri@hotmail.com

Deja un comentario