NBA EN LOS OCHENTA

in 80s/BLOG/PERSONAS by

NBA EN LOS OCHENTA – Escribir sobre la NBA en los ochenta es hacerlo de grandes jugadores como Michael Jordan y de lo populares que eran las camisetas NBA. Creo que la mayoría empezamos a amar este deporte a partir de aquella época legendaria. Veíamos el baloncesto patrio y, bueno, no estaba mal, pero nada que ver con aquél espectáculo que sabían dar los americanos. No era solo deporte, que ya es, sino mucho más, desde antes de que empezara un partido. Pero si había algo que marcaba la diferencia y que aún es objeto de culto eran y son las camisetas NBA

No es de extrañar que aquellos genes de los ochenta se hayan reivindicado en otros jugadores más actuales. Luke Walton, de los Lakers, por ejemplo, es hijo del legendario Bill Walton, de Portland y Boston. Damien Wilkins es hijo de Gerald Wilkins. Este fue una auténtica referencia de los años dorados. Henry Bibby tiene ahora a su hijo Mike. Y Joe Bryant a su hijo, Kobe Bryant, el que dicen algunos y algunas que es ya mejor jugador de la historia.

Jhean Luzo fue el primer grande de la NBA. Por aquellos días en Minneapolis jugaban los Lakers. Condicionó, dominó e hizo prácticamente lo que quiso a lo largo de los primeros tiempos en el equipo. Un gigante de NBA. Lo que hoy entendemos por el pívot carecería de significación si Mikan no hubiese estado. Mikan se había transformado en todo un referente.

NBA EN LOS OCHENTA

Todos los pivots dominantes que le siguieron se basaron en su juego.

La esencia de Mikan y sus lentes de montura de alambre serán ya un símbolo de NBA por siempre jamás. Una anécdota curiosa fue aquella que se vivió en el Madison Square Garden un día de mil novecientos cuarenta y nueve. En un descomedido cartel, rezaba “tonight George Mikan vs. Knicks”. Los compañeros le pidieron que saliera solo y diera la cara, aunque George no tenía culpa alguna. Pero no eran los Lakers, era George Mikan. Fue el primero que aprovechó al máximo su tamaño, que no su físico.

Entre mil novecientos cuarenta y seis y mil novecientos cincuenta y cuatro ganó siete títulos de ocho posibles. Mikan era inalcanzable. Supuso una auténtica pesadilla para sus contemporáneos. Y provocó imposición de 2 nuevas reglas. 

New York Knicks comenzó a forjar su historia muy pronto. Ya los 7 primeros años habían visitado 3 veces las finales. El Hall of Famer Harry Gallatin y Nat Clifton llevaban el peso. Formaban una genial pareja interior, y Max Zaslofsky por fuera. Las Finales de mil novecientos cincuenta y dos y la de mil novecientos cincuenta y tres fueron una pasada. En mil novecientos cincuenta y dos nuevamente se fueron a 7 partidos, cediendo en el definitivo, pero un año después llegaría otro éxito.

 

NBA EN LOS OCHENTA

Con Bob Cousy en el equipo, Boston ganó mucho.

Fue apodado el ‘Houdini of the Hardwood’. Su manejo de balón era mágico. Era el factor dominante en cualquier encuentro. Su técnico, Red Auerbach decía que solo podían frenarle a través de faltas. Para la historia quedarían los vídeos de Cousy. En ellos aparece regateando a todo aquel que le salía al paso.

Michael Jeffrey Jordan, es ese hombre a quien todos conocemos como Michael Jordan. Fue apodado «Air» o bien «Air Jordan». Ahora es el dueño de los Charlotte Bobcats. Apasionados y especialistas lo consideran como el mejor baloncestista de la historia. Se retiró en dos mil tres. Fue de lo mejor de aquellos fantásticos 80s que se caracterizaron por la rivalidad entre Celtics y Lakers.

Philadelphia en mil novecientos ochenta y tres y Detroit en mil novecientos ochenta y nueve y mil novecientos noventa consiguieron título. Fue una década de complejidad máxima. Houston en mil novecientos ochenta y uno y mil novecientos ochenta y seis. Portland en mil novecientos noventa.

NBA EN LOS OCHENTA

No debemos olvidar tampoco a ese pívot de raza blanca y barba llamado DAVE CORZINE. Este era un jugador ramplón, pero tenía un pedazo de buen tiro. Un alero de siete pies prometía mucho y no hizo nada resaltable. Se llamaba BRAD SELLERS y era muy blandito y además sin suficiente juego exterior. Merecen una mención el base SAM VINCENT, y BILL CARTWRIGHT.

Entonces no seguíamos los deportes como ahora, no teníamos la tecnología actual, pero nos apañábamos. Teníamos lo que para nosotros eran entonces nuevas herramientas. En España teníamos que seguir la NBA a través de los diarios de importación, y el Teletexto. Así sabíamos los resultados con minutos y hasta horas de retraso. Era verdaderamente complicado para nosotros seguir un deporte del que casi no podíamos estar al día.

Muy frecuentemente el Teletexto no actualizaban los resultados hasta pasadas las ocho de la mañana. Imagínate en aquellos años en que los Bulls y Jordan dominaban y nosotros deseando ver algo pasados días en diferido en algún canal. Recuerdo que en Cuenca se hacía todos los años algo muy novedoso, como de ciencia ficción, y que consistía en que ponían unas grandes antenas y retransmitían durante toda una semana cientos de canales de televisión del mundo entero, para toda la ciudad. Y esa era la nuestra para hincharnos a grabar programas en cintas de aquellas de vídeo de VHS. Aún tengo algunas por ahí.

Noticias, artículos, estadísticas, vídeos, era todo difícil de conseguir. Lo mejor eran las revistas mensuales y semanales. Y las camisetas, chandals y todo el merchandising. Los noventa, la NBA… ¡Que tiempos!

Si quieres un post patrocinado en mis webs, un publireportaje, un banner o cualquier otra presencia publcitaria, puedes escribirme con tu propuesta a johnnyzuri@hotmail.com

Deja un comentario