Faro de Getaria: Y Elcano hace 500 años

in HISTORIA/PORTADA by

En su extremo, el abismo de una tierra ignota. Demasiado tentador para un inquieto nauta unido a la mar desde la cuna.

Hace quinientos años, Juan Sebastián Elcano se encaramó a este palco natural con la necesidad de buscar respuesta a sus propias preguntas y el día de hoy el planeta le debe el mérito de llenar la primera circunnavegación a la tierra.

Mezcla de bravura, cabezonería y también inconsciencia, acometer esta dura empresa tenía un fin más allá: probar que el planeta era redondo.

Motivaciones tuvo múltiples. Asimismo necesidades. Y un cometido.

Con Aldalur echamos otro vistazo a la historia desde la terraza de la isla de San Antón y nos revela ciertas pistas sobre la etimología de esta villa ballenera, que quizás deba su nombre al sustantivo que y al sufijo ari; juntos vendrían a representar “el encargado de hacer las señales de humo”.

Señales que desde mil ochocientos sesenta y dos, parten del faro de San Antón, heredero de una tradición como lo es prácticamente todo en Getaria, donde el futuro se cimenta sobre el pasado, donde la vanguardia es la tradición en continua evolución, como la gastronomía, donde nace otro término de paisaje.

El término de «paisaje culinario» es aplicar en la gastronomía lo que el paisaje cultural nos puede ofrecer, entendiendo como paisaje cultural «la interacción de los usos y costumbres que han creado una cultura de comportamiento en el medio natural, muy importante a fin de que se fije la idiosincrasia de la comunidad».

Una cultura en la que Elcano y los marinos de antaño tuvieron mucho que ver, puesto que «en Getaria, el paisaje culinario se revela de una forma muy singular, pues nuestra forma de cocinar, a base de parrilla, hierro y lignito, es una herencia de las gentes de mar».

Pues el futuro se cimenta sobre el pasado, en un caso así el legado de un nauta que hizo del trabajo en grupo su señal de identidad; «tanto Elcano como muchos hombres de aquella temporada tuvieron muchos valores, el de la colaboración, la ilusión por buscar algo nuevo, el trabajo de hacer en equipo algo que valga la pena.. Y deberemos profundizar en interpretar la conciliación de las razas», resalta Xabier Aldalur.

Protegido bajo la figura de parque natural y testigo de salvedad del tránsito geológico de la costa vasca, el Ratón de Getaria como atalaya y el faro de San Antón como baliza invitan a meditar sobre un entorno ligado inevitablemente al mar, mas sujeto a tradiciones que han definido su paisaje.

Imagen: Pedro Pablo Pérez
Guion, alocución y montaje: Cristina Yuste
Agradecimientos: Elkano Fundazioa

Deja un comentario