LEYENDAS Y CUENTOS HOT

in BLOG/HISTORIA/VARIOS by

LEYENDAS Y CUENTOS HOT – Dos amigos se pasaban las horas fallecidas delante de un maniquí, enfermos de deseo. Puede que de amor también. ¿Dónde se encuentra la frontera? Aquella mujer de cartón-piedra parecía estar pidiéndoles que la rescataran de aquella condición y la transformaran en una mujer real. Uno de ellos se las arregló para trabajar de aprendiz en aquella tienda. Por un tiempo fue feliz pasando horas y horas junto a aquél objeto de su deseo, y la envidia de su amigo.

La ropa sexy es tan provocadora que incluso en una maniquí puede provocar el deseo sexual. Hasta hace pocas décadas la moda de la ropa interior quedaba relegada a la búsqueda de la comodidad. Pero esto ha cambiado. Los sexólogos la aconsejan en las relaciones de pareja. Y las firmas de ropa interior hacen esenciales anuncios para lanzar sus catálogos y colecciones. La ropa interior juega un papel primordial en la estimulación sexual de la pareja. En tiendas como picansex podemos encontrar miles de productos para estimular el juego en la pareja. Usar la sorpresa y provocar el erotismo son aspectos que debemos de cuidar.

La sensualidad aparece también de manifiesto en las películas del género de terror. Como en Deadgirl. Una cinta de dos mil ocho que nos cuenta la historia de unos muchachos que hallan en un almacén el cuerpo de una joven envuelto en una bolsa de plástico. Parece muerta y presenta síntomas de descomposición. Y la transformarán en su particular muñeca hinchable. Pero este juguete sexual escondía alguna repugnante sorpresa.

La necrofilia ha dado al cine otros títulos de culto como NEKRomantic y El cádaver de Anna Fritz.

Un día un joven pescador se hallaba faenando en las aguas de la isla de Célebes, en Indonesia. Ese día halló algo extrañísimo con forma humana. Decidió llevarse a ese ‘ser’ a su casa, donde sus familiares lo vistieron y lo adoraron. Le hicieron fotos y circuló el rumor de que había un ‘bidadari’ en esta zona rural de Indonesia. Aquello se transformó en una especie de Dios en aquellas tierras.

La policía viendo las fotografías decidió ir a investigar. Y hallaron que estaban frente a una muñeca hinchable. Un juguete erótico. Esta inverosímil historia de muñecas hinchables se completa con la publicación de unas fotos en las que se ve que el ‘bidadari’, o supuesto ángel no es sino una muñeca sexual de silicona. Esto fue posible porque en esa zona las gentes no tienen ni internet, les falta información. No saben lo que es un juguete sexual.

El sexo mueve el planeta y la industria sexual es uno de los mayores negocios. Hay quien asegura que si algo existe, hay porno de ello.

LEYENDAS Y CUENTOS HOT – El vibrador

Nació en la consulta de un médico que practicaba masajes clitorianos a sus pacientes para acabar con la ‘histeria femenina’. Y por eso y hasta hoy se usa el falso término de ‘consolador’ para referirnos a un vibrador. Los americanos, tienen una palabra más neutral: Dildo.

En la antigüedad las sillas sexuales eran un juguete exclusivo entre la burguesía.

Todos y cada uno de los anuncios de vibradores de principios del siglo XX estaban dirigidos a progresar otras áreas de la salud, nunca se promocionaban explícitamente para el sexo. La vibración era la disculpa. Tratamiento para el ‘vigor’ se decía en mil ochocientos noventa y ocho. Masajeadores faciales, de pies o bucales. Muchos aparatos sexuales se vendían como instrumentos para perder peso. Aun siendo a todas luces aparatos y vibradores con formas fálicas. Resultaba que se vendían para aplicárselos en el cuello o en cualquier otra parte del cuerpo.

Lo mismo ocurría con los dilatadores anales. La publicidad era una y el uso era otro. Hubo un tiempo en que los dilatadores eran recomendadísimos por los doctores para mejorar el tracto intestinal y las enfermedades de colon o próstata. Los primero vibradores se sostenían con una mano y con la otra se daba vueltas a la manivela.

La cultura oriental, siempre por delante en estas cosas, tenía catálogos con los juguetes más audaces y provocadores . En un catálogo nipón de los años treinta aparecen dildos con púas, bombas de estimulación y anillos para el pene.

El destape de los años sesenta y el cine erótico destapó a los vibradores y los juguetes eróticos tal y como son, sin tapaderas ni falsa publicidad. Curiosamente fue entonces cuando en ciertas zonas de U.S.A. se decretaría una Ley Anti-indecencia que los prohibía. Una vuelta atrás. Curiosamente en esos Estados en los que ahora se vota a Trump y se está a favor de todo el mundo tenga un arsenal de armas en su casa.

Si quieres un post patrocinado en mis webs, un publireportaje, un banner o cualquier otra presencia publcitaria, puedes escribirme con tu propuesta a johnnyzuri@hotmail.com

Deja un comentario